viernes, 31 de julio de 2009

Críticas: Imago Mortis


Desoyendo los consejos que buenos amigos me habían dado, e ignorando las advertencias de todas y cada una de las webs y blogs de cine que me iba encontrando -y es que nunca había conocido yo semejante unanimidad al tildar a una película de mierda infecta-, anoche me aventuré a ver Imago Mortis. Y creo que sólo el estar prevenido evito que saliera corriendo y echando pestes de ella.

Hay que entender a esta coproducción hispano italiana. Como la vida misma, Imago Mortis está hecha de momentos: un momentito Tesis, un momentito El Secreto de la Pirámide, un momentito Los Crímenes de Oxford, un momentito Leyenda Urbana y hasta un momentito Tuno Negro. Como vemos, algunos momentitos bien elegidos y otros que parecen seleccionados con la punta del capullo.

Imago Mortis nos cuenta una gilipollez tan grande que cuesta creer que algún productor se la tomara en serio, o más aún, que actores de cierta reputación decidieran pringarse en semejante infamia. Pero la necesidad da alas y el hambre es el empuje del alma, amigos. O de los desalmados.



La Humanidad lleva siglos intentando capturar en las retinas la última imagen que una persona ve antes de morir, y para ello, nos cuenta Imago Mortis, en plena Edad Media inventaron un aparato llamado "tanatoscopio" que podía conseguirlo. La única pega es que antes había que extraerle los ojos al sujeto en cuestión justo en el momento de su muerte.


Viendo el aparatito que supuestamente inventaron en la Edad Media, y que según Imago Mortis pudo ser el precursor de la fotografía, te preguntas por qué, si el trasto ése casi parece una estenopéica, que encima pretendían capturar la imagen en una placa de sustancia sensible a la luz, que sólo falta que el pavo saque una pantalla blanca y empiece a proyectar como si fueran diapositivas, pues te preguntas qué le costaba al tío currárselo un poco más, inventar la fotografía como Dios manda, y dejar de sacarle los ojos a la peña.

Pues bueno, todo esto es sólo la premisa inicial. La peli va de que de buenas a primeras a un chaval bastante lelo -que no se quita el mismo jersey de lana en toda la peli y ya debe oler a cuco- de una escuela de fotografía italiana se le empieza a aparecer el fantasma de un tipo que ni habla ni se mueve ni da miedo ni pinta un carajo en la historia. Bueno, sí que pinta, porque a partir de su casual aparición, Imago Mortis se va a convertir en Casualitatis Mortis, o sea, que empiezan a pasar cosas una detrás de otra, a encontrarse cosas, a descubrirse cosas, que luego resulta que llevaban ahí toda la vida.


Vamos, que por casualidad este pavo -que es un cagueta exagerado- encuentra una película entre mil en la que se le vuelve a aparecer el fantasma dentro de una cueva, que por casualidad encuentra la cueva y por casualidad da con el puto tanatoscopio, que llevaba ahí veinte años sin que nadie, por casualidad, lo encontrara.

Por casualidad hasta el tato en su escuela sabe lo que es el chisme ése, porque por casualidad estaban rodando una peli sobre él cuando por casualidad se les murió la protagonista -vamos, la desgraciaron por ineptos-, y con ella su enamorado, qué bonito.

A partir de que el protagonista descubre tanta trama misteriosa, conspiranoide y cutre, ¡empieza a tener visiones del futuro! ¡Ala, porque sí! Y así descubre las muertes de un buen puñado de profesores y estudiantes hasta tropezar con un estudio de grabación ¡ocultísimo! en la escuela, donde llevan semanas probando el tanatoscopio con cada estudiante, profesor o repartidor de pizza que pasa por la puerta.


¡Si no es orgía de muertos y ojos saltando de sus cuencas que tienen montada en el sotanillo! Y es que hay que joderse a quien se le ocurre que en una escuela medio normal puede empezar a desaparecer gente como si fuera la operación salida y a nadie le importa un carajo. Vamos, que debe haber un cuartito en esa escuela abarrotado de cadáveres, desechos de ese afán obsesivo, incoherente y absurdo a más no poder por sacar una puta foto, una foto de un careto. Porque al final, cuando lo consiguen, no es más que eso: captar la muerte es sacar la foto de un careto.

Lo más sangrante es que los guionistas establezcan que hasta el apuntador en esa escuela sabía lo que estaba pasando, y que a todos les parecía cojonudo. Los guionistas lo escriben, otro tío lo rueda y venga, sin vaselina ni nada. Esas caras complacidas al final sujetando la puta foto son un insulto a la inteligencia. ¡Treinta muertos pero al fin tenemos la foto! Venga, qué clase me toca ahora...


Imago Mortis no podría ser peor, sólo le falta que en algún momento apareciera un cocodrilo gigante de un armario, o un alien venido de otro planeta y oculto en una caja de magdalenas, o quizá un policía que tocara a la puerta y al ver la verbena que tenían ahí montada la emprendiera a tiros con toda la puta escuela.

Es tan mala, pero tan, tan mala, que cualquiera de esas posibilidades multiplicaría por cincuenta el interés, la emoción y el supuesto Terror que Imago Mortis no tiene por ningún lado.


En momentos así es cuando esperas que un cerebrito de la SGAE salga en la tele diciendo que el público no va a ver cine español, para colocarle dos tanatoscopios, uno en la cabeza y otro en las pelotas, y tirar de las anillas. ¡Así es como ganaría emoción Imago Mortis!

Recomendaría que nadie la vea, ¡pero no! ¿No hay que apoyar al cine patrio? Pos ala, a joderse.

3 comentarios:

joseba 31 de julio de 2009, 17:17  

TOTALMENTE DE ACUERDO CON TODO!!!

UN 10 A tu crítica, machote.

Anónimo,  16 de noviembre de 2009, 3:29  

no estoy nada de acuerdo contigo. Imago mortis es una pequeña perla de terror gotico de la nueva era para mentes despiertas y..... un carajo!!!!! imago mortis es una gran mierda, no se sabe de los personajes ni quienes son, ni adonde van, ni porque alberto amarilla pone esas caritas que me entran ganas de darle una torta, despues de hora y media viendo la pelicula me pregunto que coño ha pasado durante esta hora y media???? yo no lo se, el director tampoco, y el que le traia el cafe mucho menos

Anónimo,  25 de septiembre de 2010, 13:11  

Toda la razón, el cine Español deja mucho que desear...

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP