miércoles, 15 de julio de 2009

El Tren de la Carne de Medianoche


Rara vez se puede decir que una adaptación de un relato mejore el relato en sí, desde luego, eso tampoco sucede con 'El Tren de la Carne de Medianoche'.

El Tren de la Carne de Medianoche es un espeluznante relato de Terror escrito por el soberbio Clive Barker e incluído en el primer volumen de sus Libros de Sangre. Leon Kaufman es un chupatintas que una noche por accidente se duerme en el metro y tropieza con el buscado asesino al que la policía llama "El Carnicero del Metro" porque mutila y afeita a sus víctimas antes de colgarlas como ganado de la barandilla del vagón.


En la película, El Tren de la Carne de Medianoche, dirigida por Ryûhei Kitamura, Leon Kaufman es un fotógrafo que busca hacer carrera en la ciudad de Nueva York. Para ello se esfuerza por conseguir las fotos más crudas y que mejor reflejen el corazón de la ciudad. En una de sus escapadas nocturnas a la caza de la gran foto conoce a una joven a la que salva del ataque de unos pandilleros. Por la mañana escuchará la noticia de la desaparición de esa misma joven, y comenzará una investigación obsesiva que le llevará a descubrir el terrorífico misterio que esconden el metro neoyorquino y las entrañas de la ciudad.




El Tren de la Carne de Medianoche no es una mala película, pero tampoco es buena. Entrega todo su mérito a una tenue capa de misterio y thriller que no llega a cuajar porque desde el principio se puede intuír el desenlace, aún sin haber leído el relato, y se juega casi todas las bazas a las contadas pero brutales intervenciones de ese Carnicero descomunal, ¿interpretado? por un pétreo Vinnie Jones.


Sin embargo El Tren de la Carne de Medianoche se pasa por la piedra la esencia misma del relato original de Barker, minimaliza la importancia y el carisma de todo un personaje de Terror como es el Carnicero del Metro y se saca de la manga una historia personal y social que inevitablemente resulta mucho más lenta y menos interesante que el verdadero quid de la cuestión: lo que pasa en el metro.


Tiene, en cambio, algunos aciertos, y es que en gran parte de lo que se refiere al Carnicero en sí y al misterio bajo la ciudad El Tren de la Carne de Medianoche consigue complementar y enriquecer al relato, pero poco más.

Está claro que al adaptar al largo un cuento breve de apenas diecisite páginas, Barker y los productores tenían mucho trabajo para estirar y rellenar la trama, el problema es que se han quedado a medias y ni el Terror central ni la historia accesoria se salvan de la mediocridad.


Aún así, El Tren de la Carne de Medianoche tiene sus cosillas.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP