martes, 13 de julio de 2010

Juegos de Terror: Silent Hill


Nuestro blog cumple como tal poco más de dos años. En su origen, era un blog destinado a mis tres grandes pasiones: el cine, la literatura y los videojuegos -la música y las mujeres están muy por delante de ellos, necesitaría más que un blog para analizarlas y, bueno...-, un lugar donde comentar lo que me gusta y lo que no. Pues bien, siempre fui aplazando el ponerme a hablar de los juegos porque, a diferencia de un libro o una película, suelen ser tan largos y complejos que recordar las impresiones que me causaron es tarea muy, muy difícil.

No empecé del tirón con el más importante, para mí, de ellos, Silent Hill, porque primero tuve la intención de hablar de los videojuegos que me han gustado en orden cronológico de su publicación, no sé por qué me dio por esa tonteria, y pretendía empezar con Alone in the Dark, como suerte de origen de los juegos de Terror. Pero qué va, cada vez que pienso en empezar esta sección mi mente tira irremediablemente hacia el videojuego que me abrió las puertas, me encendió las luces y me volcó en la escritura: el grandísimo Silent Hill.


¿Cheryl? ¿Is that you, Cheryl?




Como sabéis este no es un blog de crítica sesuda, vamos, que ni soy crítico ni mi criterio debe importaros un bledo, sólo doy opiniones de lo que me han parecido las cosas, opiniones que demasiado a menudo tienen que ver más con mi estado de ánimo, me temo.


Recuerdo haber "pirateado" el Silent Hill, el primero, cuando a la Play 1 todavía se le podía trucar el chip o no sé qué, y haber pasado las horas más emocionantes, tensas y divertidas de toda mi vida delante de una pantalla y con un mando en las manos. No lo he vuelto a experimentar ni con otras secuelas de la saga, probablemente mejores.

Ya conocía los juegos de Terror pero no me esperaba el latigazo de pavor que me transmitió este juego, este Harry Mason solitario deambulando entre la bruma en busca de su pequeña hija perdida. Recuerdo el haz de luz de su diminuta linterna, sus jadeos al correr, su taconeo en medio del silencio... Hasta que los ladridos alocados lo interrumpen.


En el primer Silent Hill Harry es un tipo que tras sufrir un accidente de coche despierta y descubre que su hija Cheryl ya no está a su lado. Siguiendo el único camino que la carretera le permite, entrará en un pueblo oscuro, silencioso, aparentemente abandonado, donde tras cada esquina y tras cada puerta se esconde el mayor de los peligros.

Recuerdo cómo Silent Hill me tenía atrapado simplemente con su atmósfera, sólo con ese halo de perfecta película de Terror, con esa banda sonora sublime y espeluzante. Recuerdo haberme enamorado perdidamente de la rubia agente de policía -¿cómo puedo haberme olvidado del nombre precisamente ahora?-, pero desde luego me conquistó cuando tras determinado giro de guión el mundo se convierte en inframundo y comienza la verdadera pesadilla.


Ese cambio de escenario, de realidad, que introdujo en los juegos de Terror Silent Hill no sólo duplicaba sus posibilidades, ofreciendo Pánico visual y objetivo a un título que hasta entonces basaba su genio en la tan lograda ambientación y en el miedo más psicológico que verdaderamente físico. Conseguía, además, enriquecer de un modo inigualable las posibilidades creativas en cuanto a los personajes a introducir, a los efectos visuales, a la complejidad de los puzles.


Silent Hill fue puesto a la venta en 1999 y ha tenido muchas secuelas y una película. No he dejado escapar ni unas ni otra y siempre he quedado satisfecho. Ahora bien, puedo decir con orgullo, y que no se atienda a la cursilería, que las muchísimas horas pasadas a oscuras en el suelo de mi habitación, con la espalda contra la cama y el corazón palpitando en la garganta, cambiaron mi vida.

Cada vez que alguien quiera escribir un relato o novela de Terror y no encuentre el tono, que juegue al primer Silent Hill. Si consigue llegar a la mítica fase del Tiovivo... Tendrá media novela escrita.

1 comentarios:

Rambam 18 de septiembre de 2010, 15:21  

Me encanta tu blog, voy a empezar a seguirlo porque coincidimos en mismos gustos, sobretodo en lo que a videojuegos se refiere xD

Si bien es verdad que Silent Hill abrió una brecha en el genero de terror de videojuegos, no olvidemos las demás sagas de Silent Hill que están espectaculares también. Silent Hill 2 y Silent Hill 3.
Quizás de los que mas me gustaron, también el Shatered Memories, el resto, mas o menos pasables. Y ahora a esperar otro titulo de la saga. ;)

Saludos

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP