jueves, 10 de septiembre de 2009

Jeepers Creepers: La gran estafa.


Qué buena pinta tenía, qué llamativos carteles, qué comienzo prometedor, que interesante misterio… Qué payasada cuando se descubre el pastel.

Es una tónica común en gran parte del cine de Terror, o de la literatura de género –Stephen King y sus aliens oportunistas están a la orden del día-, que cuando la película en cuestión termina de presentar a los personajes, de plantear un enigma y de crear el ambiente tenso y tétrico necesario, la situación se resuelva con la mayor gilipollez jamás escrita, mandando al carajo tanta tensión, tanto ambiente y tanto misterio para que el tramo final del film transcurra pesado y sin sentido.



Es lo que se suele de decir de las pelis con monstruo, que es mejor que no se vea al bicho porque cuando lo sacan da risa. Pues un tanto igual pasa con el cine de Terror, si el villano en cuestión o la explicación de la trama da pena, el miedo se desvanece dejando paso a la vergüenza ajena.

Sabe de lo que hablo cualquiera que haya visto, por ejemplo, las recientes Reflejos o La Semilla del Mal, y la primera parte de Jeepers Creepers es también una buena muestra de ello.


En su película, Victor Salva nos introduce en una antigua leyenda infantil americana, un cuento para hacer dormir a los niños que aquí podríamos comparar con el hombre del saco. Jeepers Creepers es la historia de cómo una pareja de hermanos descubren la guarida de un ser infernal que se dedica a aparecee por aquí o por allá secuestrando gente, robándoles su piel, y decorando con sus despojos su casa.

Jeepers Creepers, insisto, arranca de una manera sublime, con la sencillez del cine de serie B bien hecho y la inquietante escena de una persecución por una de esas carreteras de mala muerte de la América profunda en la que la pareja de hermanos son acosados por un tremendo camión viejo y oxidado.


En la siguiente parada de los chicos encontramos uno de los escenarios de Terror mejor ideados y una de las secuencias más horripilantes que recuerdo, el descubrimiento de la cueva del Jeepers, adornada con cadáveres humanos y que pone los pelos de punta.

Las investigaciones de los hermanos van aclarando el misterio, los secundarios dan tanto mal rollo como el propio Jeepers Creepers, que en las pocas ocasiones en que se le ve, con su gabardina calada y ese sombrero gastado, terrorífico espantapájaros del infierno, pone la piel de gallina.


Y de pronto abre sus alas, y de pronto echa a volar. Y después de subirnos la tensión con la historia más o menos creíble de un tipo, por alguna razón desfigurado, por alguna razón maldito y por alguna razón muy malvado, la tensión nos baja a los pies cuando nos topamos con una gigantesca polilla vestida con gabardina que, de verdad…


Vamos, la peli deja de interesar desde el mismo momento en que la criatura deja de dar miedo. Ni siquiera algunas escenas de gore y buenos sustos consiguen remontar el vuelo, nunca mejor dicho, de un Jeepers Creepers que va de mucho más a mucho menos, y que entra en mi lista de lamentables decepciones.

4 comentarios:

xose pi 12 de octubre de 2009, 18:04  

joder... tienes toda la razón, comparto letra por letra tu crítica. Si la camioneta desvencijada podía pasar a la historia de las películas de terror como pasó Christine de Stephen King, la cagaron de mala manera con el bicho volador (polilla como dices tú!). Infumable.
Daría un ala de mi cuerpo porque rehicieran la peli con un viejo tarado asesino tan solo!! Y lo dicho, la peli pasaría a la historia y no sería una cagada monumental que todo el mundo desdeña tras ver el desenlace... y jeepers2... buf!

Conste que para mi que cuando veo una peli y me entretiene le perdono todo, me parece una de las más grandes ideas iniciales del cine de terror...

Por cierto, escribo un blog (http://piranoias.blogspot.com) y hoy que he descubierto tu web, pues te he fusilado un par de entradillas... Espero no haber sido demasiado caradura: suelo poner el origen del material pirateado por lo menos, para agraviar en cierto modo al atracao!!

Un saludo y enhorabuena por tu web... la cabecera es sencillamente genial!!

xose piñeiro

xose pi 12 de octubre de 2009, 18:06  

Ahh, y una recomendación... si pones en configuración, una ventana emergente para los comentarios, evita que cuando queramos volver a la web tras poner el comentario, haya que recargar y dar para atrás de nuevo. con la ventana emergente, sencillamente te la cargas y sigues leyendo DESDE EL SÓTANO!

un abrazo desde Galicia... Compostela

Marcos Adolfo Navarrete Fernández 1 de febrero de 2013, 3:10  

no comparto tu idea, seguro eres de uno de esos tipos que cree que una película de terror tiene que tener sangre, gore, y screamers a cada rato, que falta de imaginación tuya, hipócrita..

Cristian Uribe 17 de junio de 2017, 20:50  

dejen de hablar mierda es la mejor pelicula de terror que existe .l.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP