sábado, 10 de octubre de 2009

Críticas: 'Jennifer's Body'. La estupidez en su máxima expresión.


La primera frase de Jennifer's Body resume el resto. Una de las protagonistas dice, así, con voz solemne: "el Infierno es una chica adolescente". Evidentemente no se refiere en exclusiva al par de idiotas que protagonizan la cinta, pero perfectamente podría hacerlo. Porque Jennifer's Body merece con todas las letras arder en el infierno.

La estupidez llevada a la pantalla tiene el rostro hiperbello y cabezón -¿es que nadie más que yo le ve algo raro a su cabeza?- de Megan Fox y de paso también su cerebro, porque Jennifer's Body no es simple, es absurda. Es una descarada tomadura de pelo, un soso y aburrido cagarro pseudo terrorífico que ni tiene argumento, ni tiene sentido, ni pone cachondo, ni da el más mínimo miedo.


Digo lo de poner cachondo porque tanto durante la promoción de estos últimos meses como en el transcurso de la película se fuerza un tono pícaro, pretendidamente sexy cuando no soez y ordinario, que indica que estamos ante la típica peli pajillera para adolescentes hormonados. Sin embargo, a la hora de la verdad no hay ni escena picante -un momento lésbico es todo-, ni el cacareado desnudo de Megan Fox ni sexo por ningún lado.




Si es difícil saber de qué va Jennifer's Body, más difícil es entender lo que vemos en pantalla e imposible creer que detrás de su estúpido guión esté la misma Diablo Cody que ganó el Oscar por el libreto de Juno. Quiero pensar que Cody escribió este guión hace años, cuando aún era una niñata que se comía los mocos suspierando por los New Kids on the Block, y que lo tenía guardado en un mal cajón hasta que el éxito de Juno le permitió rodar lo que le saliera de las narices. Y entonces lo rescató, para hundirse. Porque pocas veces he visto una película con frases tan ridículamente infantiles, situaciones tan insulsas y absurdas y un desarrollo tan extrañamente irracional.

¿Por qué pasa lo que pasa? ¿Por qué no hay policías? ¿Por qué no se investiga? ¿Por qué funciona un conjuro tan chapucero? ¿Por qué no busca venganza? ¿Por qué tiene poderes sólo al final? ¿Por qué los pierde al romper la cadenita? En fin, no merece el esfuerzo.


Descaradamente Jennifer's Body no es más que una excusa para aprovechar las habilidades actorales que han hecho de Megan Fox una estrella, es decir, ojitos, morritos y tetas. Aquí la niña florero interpreta a una odiosa y superficial animadora, ordinaria y puerilmente grosera hasta dar asco, y putón desorejado en horario completo -despreciable la manera en que nos cuenta que no es virgen "ni por la puerta de atrás"-, que en su único afán por pillar rabo acaba inexplicablemente secuestrada en la furgoneta de un patético grupo emo de rock.

Una paliza y un conjuro después, vuelve a la vida igual de insoportable pero además poseída por el espíritu de no se sabe quién que la obliga a matar y comer exclusivamente chicos adolescentes, no los cabrones del grupo que le han hecho eso, no, sino cualquier niñato cachondón sin venir a cuento.


Supuestamente las matanzas de Jennifer -por cierto, dos o tres, no más- deben resultar sexys o terroríficas o algo, sin embargo la película da tan poco de sí y el guión es tan malo, que además de aburrida y lenta cuando llegan las muertes éstas suceden fuera de plano, entre sombras o sólo vemos la sangre salpicada en la cara de Megan.

Eso nos lleva al final, una incoherencia que parece ideada deprisa para salir del paso y que ni siquiera tiene sentido. No hay nada que se pueda salvar de esta cinta, probablemente la peor que he visto en todo el año.


Si Jennifer's Body al menos supiera hacer bien lo único que le importa, quiero decir, si por lo menos Megan Fox saliera buenorra... Pero no, no consigo entender por qué esta chica se ha prestado a esto. Sale más bien fea en la mayoría de los planos, pringada de sangre, apaleada o similar, en los planos cortos es imposible no fijarse en su mapa de acné a pesar de las seis capas de pintura, y en los planos de cuerpo entero queda evidente que además de pecho y cara la Fox no empata con nadie en cuestión de curvas, culo o piernas.


Las pocas veces que sale buenorra lo hace la mitad de como la vemos por ejemplo en cualquiera de sus Transformers o en sus sesiones de fotos, que en mi opinión es de donde no debería moverse.

Así que encima eso. Jennifer's Body es una película mala, málísima, estúpida hasta el insulto, sorprendentemente aburrida, que ni hace reír ni da maldito miedo y que ni siquiera aprovecha lo único que tiene.

1 comentarios:

H. Delgado (Therapyofterror) 20 de octubre de 2009, 19:25  

Totalmente de acuerdo, no se como hay tantísima gente diciendo que es muy buena película... cosas del mundo xDD

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP