lunes, 29 de diciembre de 2008

LOST.

PERDIDOS.



Inauguramos aquí una extraña –y probablemente, esporádica- sección de críticas televisivas.

Acabo de terminar de ver todo lo que se puede ver de la serie de ABC Perdidos, y la verdad sólo puedo decir que estoy en estado de shock.
Rara vez, y de manera muy inusual una mega serie de TV me había conseguido atrapar y dejar enganchado al sillón. No soy muy de series, no tengo constancia, lo asumo. Tal vez me pasara hace años con V, de niño con Los Caballeros del Zodiaco y ya más mayor con las primeras temporadas de Héroes, House o la única y excelente de Firefly. Por lo que se puede decir que quitando a los soldaditos de Atenea nunca me he afiliado a ningún club de riadas de capítulos sin fin. Bueno, una vez me obligaron a ver entera la serie de Sexo en NY, pero eso fue una encerrona.
El caso es que debido a mi natural desapego a la caja tonta y a mi empecinante cabezonería, me había resistido a las aventuras de los Perdidos durante cuatro años -igual que ahora me resisto a Prison Break- lo que me ha dado la posibilidad de zumbarme las cuatro temporadas en la isla en poco menos de lo que dura un embarazo. Y es que una vez empecé a conocer a los supervivientes del 815 de Oceanic, me ha costado separarme de ellos más de lo que lleva despegarse un tensoplast y no sé ya cómo esperar a que comience la quinta temporada allá por el final de enero.




Y he de decir que me he encontrado con una serie prodigiosa, cine en capítulos, una sucesión de tramas hilvanadas de al menos una decena de personajes, a cuál más interesante y perfectamente construido, un guión sólido aunque a veces nos hagan tragarnos auténticos “chorizos”. Y es que está tan bien escrita e interpretada que cualquier explicación descabellada puede tener cabida en esta isla.
Los personajes, como digo, están dibujados con precisión milimétrica, desde Jack, el médico tozudo y su alterego, el palurdo chulesco Sawyer, hasta la preciosa fugitiva Kate y la misteriosa doctora Juliet, pasando por el fantástico irakí Sayid y el enigmático y magnético John Locke. Y eso sin olvidar al mayor acierto de la serie, uno de los mejores villanos que haya dado la TV, Ben Linus, introducido de una manera tan sutil y desarrollado con tal mala leche..! Pero es que además está Hurley, y Charlie, y Claire que es un bombón, y la pareja de coreanos y Ecko y Ana Lucía y Desmond, oh, cómo mola Desmond!!!
Es que son muchos y diferentes, y sus historias, tan bien engarzadas en el contexto de la isla de manera que nos expliquen y hagan ver sus comportamientos, sus reacciones, sólo pueden proceder de una elaboración de guión que ha de funcionar con precisión suiza. El momento en el que esas tramas secundarias empiezan a entrelazarse entre sí... Buf.
Porque ese es uno de los puntos que distinguen a esta serie y que la hacen tan especial. La historia transcurre en una isla, sí, pero nuestra atención no siempre está centrada en ella. El hallazgo brutal de esos flashbacks y flashforwards dotan a Perdidos de una riqueza y de una profundidad imposible en series más lineales. ¿Cuánto ganaría House si pudiéramos, no ver, sino seguir el origen y la evolución del personaje hasta convertirse en el cabrón que conocemos hoy? ¿Cuánto más rica sería Mujeres Desesperadas si nos fueran contando al mismo ritmo cómo crecieron esos personajes y de dónde proceden sus neuras y manías y formas de ser?
Entiendo que para un “no iniciado” empezar a ver hoy el capítulo 54, por ejemplo, de Lost puede resultar lioso y hasta coñazo. Ahora están en la isla, ahora no. Ahora éste está casado y... un momento, ¿aquel no estaba muerto?
Pero en serio, es eso lo que la hace tan especial, y animo a todos a que hagan como yo, que para eso está el emule se editan las series en DVD.



Un guión poderoso y que atrapa desde el principio, una trama que no sabemos a dónde puede llegar, unos personajes mágicos... Yo me pregunto cómo lo hacen, ¿tienen todas esas tramas ya en la cabeza? ¿Saben ya cómo va a empezar y terminar cada nuevo hilo argumental? Es que me parece increíble ser capaz de enlazarlo todo, de conseguir que un puzzle tan descomunal encaje tan bien y además resulte, no sólo interesante, sino que te deje con el aliento en la garganta. Lo que daría porque una sola de mis novelas me saliera así.
Pero volviendo a la serie. Personalmente soy más de las dos, como mucho tres primeras temporadas. La entrada de Los Otros me cambió un poco el chip de la isla, empecé a ver un punto más lógico, más racional, en lo que hasta entonces me había parecido un gigantesco misterio. Supongo que prefería el enigma que su resolución. Pero el caso es que ahora que a partir de la cuarta temporada la serie se orienta de nuevo hacia la huida de la isla y lo que pueda quedar allí, me parece que no puede más que mejorar.
Así apunta la quinta temporada que empieza en enero, a una montaña rusa de misterio y revelaciones, a una tromba de emociones que no terminará hasta el anunciado final –dito sea J.J. Abrahams- al terminar la sexta temporada en 2010.


En fin, me flipa esta serie. ¡¡Cuándo llega el 21 de enero!!

Y recuerden: 4, 8, 15, 16, 23, 42 = 108.

2 comentarios:

el Mags 29 de diciembre de 2008, 19:13  

Me aficioné a LOST el 2007 y de tirón me puse las entonces 3 temporadas, y ni hablar de la magnífica 4º que tuve el honor de seguirlo a ritmo de emisión de EEUU.

Muy buen blog miguelotex, me pasaré más seguido.

Vjr,  19 de febrero de 2009, 11:05  

jajajajajajaja.
Te hicieron una encerrona y te obligaron a ver sexo en Nueva York?

No he visto Lost, la verdad es que nunca me ha llamado demasiado, aunque por lo que cuentas debe estar genial. Quién sabe. Quizá algún día me de por bajarm...comprarla en dvd.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP